La belleza de la Meditación

Al despertar todo estaba tranquilo, la serenidad era sorprendente y uno se sentó para efectuar la habitual meditación. Inesperadamente, de la misma manera que se oye un sonido distante, ello comenzó quietamente, dulcemente, y de pronto estaba ahí con toda su fuerza. Al desaparecer dejó su perfume en lo hondo de la conciencia y la visión de ello en los ojos.

La meditación es esa atención en la que hay una percepción lúcida, sin preferencia alguna, del movimiento de todas las cosas -el graznar de los cuervos, el temblor de las hojas, el ruidoso torrente, la llamada de un niño, los sentimientos, los motivos, los pensamientos persiguiéndose los unos a los otros y, aún más en lo profundo, la percepción alerta y lúcida de la totalidad de la conciencia.. Y en esta atención, el tiempo como el ayer en persecución del mañana se aquieta y calla. En esta silenciosa quietud hay un movimiento inmensurable, incomparable; un movimiento que no tiene existencia, que es la esencia de la bienaventuranza, de la vida y la muerte. Un movimiento que no puede ser seguido porque no deja un sendero tras de sí y porque es quieto y es inmóvil.

Imagen42 300x224 La belleza de la Meditación

La meditación es un fenómeno increíble. Su pureza es devastadora; no deja un sólo rincón secreto donde el pensamiento pueda esconderse entre sus propias sombras. En la meditación no hay mañana. La meditación es la destrucción de la seguridad, y en la meditación hay belleza, no la belleza de las cosas que han sido producidas por el hombre o por la naturaleza, sino la belleza del silencio. Este silencio es el vacío en el cual todas las cosas fluyen y existen; y ni el intelecto ni el sentimiento pueden llegar a ello.

Dejar un comentario