El Cerebro estaba quieto

Esta mañana temprano había unas pocas estrellas en el cielo y nubes blanquecinas, y con ellas advino ese intenso penetrar en la profundidad de lo desconocido. El cerebro estaba quieto, tan quieto que se podía oír el más tenue ruido, y estando quieto -y por tanto incapaz de interferir- había un movimiento que comenzaba en ninguna parte y continuaba, a través del cerebro, penetrando en desconocidas profundidades donde las palabras pierden su significado.

Imagen44 300x225 El Cerebro estaba quieto

Era como un viento tremendo que pasaba embistiendo, destruyendo, purificando, dejando un inmenso vacío. Había una completa y lúcida percepción, y una gran fuerza y belleza.

3 respuestas to “El Cerebro estaba quieto”

  1. miguel dice:

    Gracias, gracias por abrir levemente la ventana del conocimiento en la paz interior.

  2. CRISTINA dice:

    Gracias amigos por este espacio de libertad,… que el viento sople suave pero implacable y con su susurro, llegue la Transformación.

  3. Eden dice:

    Buenos dias, quiero aprender a meditar y sustraerme de esta convulsionada ciudad. Por favor diganme si tienen a un representante en Caracas, Venezuela a fin de hacer contacto.

    Gracias

Dejar un comentario